martes, 18 de abril de 2017

Gatos y Perros, animadores de la Gente Mayor






Está probado que gatos, perros o aquellos llamados "animales de compañía", son excelentes Animadores para la Gente Mayor.


La presencia de un "igual", pues el gato o el perro, son un animal, como el ser humano, despierta numerosos beneficios para estas personas. Perros y gatos han convivido a lo largo de miles de años con el "animal, -ser humano-".

Si el humano, mujer u hombre vive sola, los beneficios son más positivos. Pueden sentirse con apatía o depresión y el  adoptar a un animal, les obliga a tener una rutina diaria, alimentarlo, asearlo y jugar con él.










Cuidando del gato o perro, la persona mayor se siente útil y apreciada.


De hecho, las personas mayores que tienen animales, experimentan menos estrés y visitan al médico con menor frecuencia. La razón se encuentra en que la compañía de los animales favorece el contacto físico y las demostraciones de afecto, además de estimular la memoria y la atención, les infunde de alegría.




























Ventajas y diferencias entre perros y gatos




Ventajas de tener un gato, frente a un perro, es que los gatos se adaptan bien a vivir exclusivamente dentro de casa y pueden ser la mejor elección sobretodo para personas que tengan problemas de movilidad o salir a pasear, ya que necesitan sólo de 20-30 minutos de juego al día y para muchos gatos uno de de los mejores momentos del día es cuando duermen en el regazo de su compañero humano. Claro está que siempre depende del propio gusto personal en la elección.





A la hora de adoptar un gato, la persona mayor ha de "replantearse" una serie de ideas: si quiere un gato tranquilo, cariñoso, que le gusten los mimos, sociable,..., todas estas variables, las ha de pedir en aquellas asociaciones o protectoras que cuidan de estos animales. Pues hay gatos "senior", más mayores, que ya son más tranquilos o de temperamento de por sí más cariñosos, calmados y puede ser una buena idea, adoptar uno de estos gatos.

Gato Senior

En cambio, si la persona mayor puede moverse aunque despacio, porque necesita además caminar, el perro le será más facultativo. El tener que pasearlo para que haga sus necesidades, le asegura a la persona mayor esa movilidad que necesita para su salud, el que le toca el sol, el aire, vitaminas para él/ella, además de la socialización que conlleva (saludar otras personas, vecinos, etc.)






También sería positivo que tuviera en cuenta si lo quiere más bien tranquilo, que no sea cachorro, pequeño de tamaño, más que grande. Condiciones importantes que ha de preguntar allí donde vaya a buscar para adoptar a uno-a o sus acompañantes animales.

































LA CONVIVENCIA DE LAS PERSONAS MAYORES CON LOS ANIMALES INCREMENTA SU BIENESTAR Y LES MEJORA LA CALIDAD DE VIDA







Ahora bien, hasta aquí estamos hablando de lo positivo para las personas mayores, pero no nos olvidemos que para gatos y perros también es muy positivo. Pues son un "igual", como dije al principio, son seres vivos necesitados también de amor y cariño.


Hago hincapié en esta premisa, porque todavía al Gato o Perro, se le considera más bien, un "objeto animado", que puede dejarlo, abandonarlo cuando ya no se lo necesite, más que un "ser animal viviente con sentimientos y que los expresa también,  alegría, tristeza...".


Ahora les voy a hablar, de lo que les pasa tanto a las personas mayores como al gato o al perro que les ha acompañado parte de su vida y llega un momento que han de entrar a una Residencia y ésta, no les permite que lleven a su gato o perro. Ambos seres (persona y animal sufren):


"Cuando María llegó a la residencia de ancianos, sus ojos vivarachos impresionaron a la directora. Ahora son de color humo. Lleva meses sin acariciar a Mía, sin tenerla en su regazo, sin su ronroneo nocturno. En un par de horas, la residencia y sus hijos decidieron cómo sería el resto de su vida, olvidándose de lo más importante para ella, del único ser vivo que había permanecido a su lado las dos últimas décadas.

Una tarde, María estaba viendo un programa en la televisión sobre animales abandonados cuando reconoció en una de las jaulas a su adorada y esquelética gata. Suplicó hasta la extenuación que le dejaran llevarse a Mía a la residencia, se negó a comer, se negó a participar en ninguna actividad, pero recibió un no rotundo por parte de la dirección.

En pocos meses ha perdido ocho quilos, justo lo que pesaba Mía antes de separarse de ella. Las dos, María y Mía, son hoy un muestrario de huesos, un dolor de clavículas arrastrándose respectivamente, por una residencia y una jaula.

                                      ...


Chico está en una perrera y tiene fecha para ser sacrificado, pero no será necesario, hace dos meses que apenas come ni se mueve. Pablo vendió su casa para saldar las deudas económicas de sus hijos y después ingresó en la residencia. Lo hizo a cambio de que sus nietos se ocuparan de su pastor alemán y de que siempre estuviera bien atendido. No fue así, nadie quiso ocuparse de Chico y la residencia se negó a admitirlo. Chico pasa las 24 horas del día mirando la puerta de su chenil, esperando a Pablo. Y Pablo pasa toda la jornada mirando la puerta, esperando a que sus nietos le traigan a Chico".


Estos son sólo 2 casos, pero hay cientos. En estos momentos el número de animales abandonados en los albergues o en las calles es cada vez mayor. (En el pueblo donde vivo de 15.000 habitantes, La Garriga, la asociación Progat: https://www.facebook.com/Progat-La-Garriga-311386562284138/?fref=ts, que dispone de comedores en distintos lugares en las calles, cuenta con una población de gatos abandonados de 300 aprox. y va en aumento, aunque también se adoptan, pero es mayor el nº de abandonos). 


La crisis económica se convierte para muchos en la excusa para "olvidarse y agredir" emocionalmente a quienes más cuidado necesitan.



Son casos silenciosos, de los que nadie habla, pero que conllevan un dolor y una violencia hacia las personas mayores y sus animales, impensables en una sociedad avanzada.







Nuestras residencias de ancianos no tienen en cuenta el estudio de Stryler-Gordon realizado en 284 residencias en Minnesota. Según esta investigación, los residentes que conviven con sus animales mejoran de salud, tienen más apetito, caminan más, duermen mejor, incluso aumenta su socialización. En definitiva, demuestra que la convivencia de las personas mayores con los animales incrementa su bienestar y mejora su calidad de vida. 


   Zooterapia: perro con persona con Alzheimer


A un perro o a un gato no le importa el éxito social, profesional o económico de su compañer@ de vida; al contrario, siguen siendo una fuente de energía, estímulo y afectividad que no falla nunca. Por eso, es importante crear conciencia de estos efectos positivos y cambiar radicalmente la manera en la que tratamos a ancianos y animales. 


Ambos son abandonados sin tener en cuenta su bienestar. 

Y no, no es un problema de grandes inversiones, es una cuestión de voluntad y de respeto. También de adaptación de las instalaciones, sí, pero esto se vería compensado con creces por los buenos resultados en la vida de sus residentes.





Cabe no obstante aportar que cada vez hay más residencias en donde las personas conviven con un perro o gato, aunque si bien son pocas, y es una buena idea, no es la solución a la continuación de la "vivencia continuada de la persona mayor -residente- con su compañer@ perro o gato".

Es necesario por ello, que si la persona mayor quiere adoptar un perro, gato u otro animal doméstico (pájaro, tortuga), tanto ella como sus familiares, reflexionen sobre estos hechos.



También se va tomando conciencia cada vez más de los efectos terapéuticos de los animales (gatos, perros...), con las personas mayores con Alzheimer o enfermas en las residencias. Lo que se llama la Zooterapia.

Bien espero que esta entrada les conmueva, les haga reflexionar, y tomar consciencia de estos generos@s Cuidadores por excelencia, que hace largo tiempo nos acompañan en la vida.



                             Fredu y Teresa





-------
FUENTES:


- Wikipedia (fotografías)


-http://www.laprensa.com.bo/diario/entretendencias/estilo-de-vida/20121030/perros-y-gatos-antidepresivos-para-ancianos_36810_58888.htm

-http://listas.20minutos.es/lista/terapia-con-perros-355895/

-http://blogsoyungato.blogspot.com.es/2012/09/los-gatos-y-la-perdida-de-un-companero.html

-http://www.labioguia.com/notas/un-hospital-permite-que-las-mascotas-visiten-a-sus-cuidadores




lunes, 3 de abril de 2017

El Calendario, la memoria de la Gente Mayor


Calendario, de días señalados por la alegría,
calendario, de días señalados por la tristeza,
calendario de días señalados, 
de fechas entrañables
o guardadas en los baúles.




Calendario, díme, acuérdame, ¿qué día es hoy?

Calendario que pasas las hojas,
como paso yo las mías.

Calendario!!!

Recuérdame las hojas
que me has visto
reir y llorar,
vivir y pasar!




Calendario y fiestas tradicionales, marcan "el tiempo", que pasa, las estaciones (primavera, verano, invierno y otoño), el 7 de junio, San Fermín, l'11 de setembre la Diada, el 2 de mayo, el día de la Madre y el 25, Navidad.



Para las personas mayores  que ya viven en instituciones (residencias) o frecuentan los centros de día, o viven en sus casas, el "calendario", aunque no le den mucha importancia, es para "Su memoria", indispensable.






Si la memoria no le falla a la persona, le será recordatorio de las fiestas tradicionales que celebrará en família o en la residencia (Reyes, la castañada y los panellets, el 15 de agosto...y sus fiestas regionales..). 






Recordatorio también de su "pasado" ya vivido y que recreará las más de las veces, quizás... 
Recordatorio de "usos y maneras de la sociedad y de la cultura y por lo tanto Historia compartida por ser colectiva y sabiduría, por la experiencia de los años. 



 Escuela en los años 20-30 



Escuela de los años 30


Calendario-Memoria: Historia de vida: -del día que se casó, el día que tuvo su primera hija, el día que se cayó de la bicicleta y se rompió el brazo, el día de su 1ª comunión, etc.


Boda de los años 50





Calle mayor, 1914, Guadalajara













¿Cuántos de vosotros habéis visto la sra. joven o mayor que asaba las castañas para el 31 de octubre, -que nos caliente el cuerpo-, en esa casita de madera verde?  (yo, sí!!!) y vosotr@s?





Además le es necesario para su propia autoestima, le marca un ritual, cada día que pasa, se entrega a su quehacer, su higiene personal, su ropa, su desayuno y sus actividades diarias (lavar, o pasear acompañada de su cuidador/a, ir a comprar..), acciones de ese día. Si es invierno, tendrá que vestir apropiadamente y de diferente manera a si es verano, que el calor aprieta:     







O si es un día concreto en el que tiene que ir al médico quizás quiera ponerse esa falda diferente o la camisa nueva y no la otra.

O quizás hoy es su cumpleaños y se ha de poner su mejor traje y tener sus caprichos!!!




El calendario, marca el tiempo, un tiempo físico, pero también subjetivo, emocional, el que ha vivido y vive y cómo lo vive, es lo más importante, porque será el calendario que construya la persona y el que archivará en su mente y corazón y al que recurrirá siempre.

Mes de FEBRERO: Carnaval: ¿de qué nos vamos a disfrazar









Fiesta de Carnaval, Trabajadora Familiar, yo misma y Mercedes con sus 94 años, ambas animándonos!!!



Y para aquél/aquella, que la memoria ha ido a "desinstalarse" en su cerebro, es decir, que le va fallando ésta, el festejar los santos, las fiestas tradicionales,o cumpleaños, también le supone "vivir ese presente, hacer inmersión en él y sacarle partido al máximo a sus emociones y sentimientos", pues el "presente" sólo se vive una vez. 

San Juan, 24 de junio: La Verbena: a bailar!!!





El contacto con la gente, vecinos, amigas, la trabajadora familiar, sus familiares, la enfermera,.. todos son "su comunidad", son referencia de su pertenencia, a ese vivir a diario, a su "calendario particular". 






La socialización es necesaria e importante. Respetando no obstante, casos de otras religiones o costumbres o maneras de pensar diferente a esas fiestas. Si la persona no quiere participar de ellas, se respeta, pero igualmente se le invita a qué sepa que ese día se celebra tal cosa, porque es tal día y tal mes. Es también una acción de "estar presente" en ese día, en esa realidad que vive.  También importante recordar, aquellas fechas de "sucesos tristes", y en los cuales al preguntar ya se ve, que la persona enmudece o se pone triste o te dice: -no quiero hablar-!. Hay que ser muy respetuosos en estos casos y por supuesto no insistir.


Sant Josep, 19 de març:







Dia de Reyes, 6 de enero:







Fiestas en honor a San Dimas y San Pedro (Vizcaya):







Festa Popular de la Garriga: 3 d'agost:








Feria de Sevilla en Abril:







24 de Setembre, Fiesta popular a Barcelona, Festa de la Mercè:






La Danza de los Enanos, en Sta. Cruz de las Palmas (se celebra cada 5 años en julio y agosto, en los años que acaban en 0 y 5):





-------

+ Resumen de los Factores positivos del Calendario:

  • Estimular la memoria
  • Aumento de la autoestima
  • Sentido de la vivencia del presente
  • Orden, ritmo, pertenencia
  • Socialización
  • Aumento de las endorfinas: Alegría
  • Por contra, pero siempre con sumo cuidado: (exteriorizar emociones tristes, puede ayudar a aceptar duelos o a aliviar, resolver conflictos)

miércoles, 22 de marzo de 2017

La Dama y la Muerte


Agerontes, inicia esta entrada con un tema que  iremos tratando en diversos momentos: la muerte, procesos de duelo y acompañamiento hasta el final de la vida.

En esta ocasión presento un video corto, narrado sólo en imagenes y con sentido del humor, quizás para que miremos hacia la muerte de una forma más llevadera, más digna, más serena...?









Si yo expresara lo que he sentido, sería:



DEJENME MORIR EN PAZ!!!!,

 POR FAVOR!!!!



lunes, 20 de marzo de 2017

Historia y Arte de la Vejez



La vejez es un espejo de nuestro futuro,
pero también de nuestro presente.




Mi interés en este post, es "averiguar, curiosear, reflexionar, disfrutar, aprender", acerca de "¿Cómo la historia y el arte, han visto, han reaccionado, han tratado a las personas mayores, a los viejos, viejas, ancianos, personas de la 3ª o 4ª edad?..."                   


                                            
                                                    Cabeza de anciano,  Rubens, 1655



Fíjense cuántos vocablos acabo de citar... sólo por eso, ya cabe ver, que la cosa es compleja, porque hablamos de un proceso en el tiempo... Hablamos de recorrido, de variaciones, de cambios en un largo tiempo.



Así que espero que este pequeño recorrido por la Historia  y por el Arte  -¿cómo se representó en la pintura, escultura  literatura a -la persona anciana, vieja?-..., les guste como a mí.


El escriba, anciano Ptah-Hotep




El texto más antiguo conocido de un viejo autoanalizándose, que se conoce, se trata de un escriba egipcio, Ptah-Hotep, visir del faraón Tzezi de la dinastía V, (redactado hacia el año 2450 antes de J.C.), en el que dice:


"¡Qué penoso es el fin de un viejo! Se va debilitando cada día; su vista disminuye, sus oídos se vuelven sordos; su fuerza declina, su corazón ya no descansa; su boca se vuelve silenciosa y no habla. Sus facultades intelectuales disminuyen y le resulta imposible acordarse hoy de lo que sucedió ayer. Todos los huesos están doloridos. Las ocupaciones a las que se abandonaba no hace mucho con placer, sólo las realiza con dificultad, y el sentido del gusto desaparece. La vejez es la peor de las desgracias que puede afligir a un hombre!".

¿Verdad que sorprende que se diga lo mismo que ocurre ahora, pero en el año 2450 antes de Jesucristo?




I-Período de gloria para los ancianos: las culturas primitivas.


Los ancianos prehistóricos no dejaron constancia de su quehacer o reflexión como tal en su vejez. Pero sí sabemos que como "culturas ágrafas": (aquellas que desconocen la escritura y por lo tanto, la cultura se transmite por la voz), se deduce que las personas longevas eran consideradas las sabias, que transmitían los ritos, las normas, costumbres de sus vidas. Bruj@s y chamanes eran personas mayores  La vejez representaba la sabiduría, el archivo histórico de la comunidad.



II- Los viejos en el mundo griego.


Conocemos que en el mundo griego, el ideal de persona era, "la belleza", sobre todo en el físico. Con lo cual, deducimos que las personas ancianas en este período no lo tuvieron muy bien, y menos, de las mujeres ancianas. Sin embargo, no fue todo negativo del todo. Platón relaciona la vejez feliz a la virtud, cuando dice en la República: "Pero aquél que nada tiene que reprocharse abriga siempre una dulce esperanza, bienhechora, nodriza de la vejez".
Platón: (Atenas, c.427-347 ac)






Tenemos un movimiento pendular, o una de "cal y otra de arena": así en la literatura griega, la posición de los ancianos, debemos considerarla muy desmedrada, dice Minois: -Vejez maldita y patética de las tragedias, vejez ridícula y repulsiva de las comedias; vejez ambigua y contradictoria de los filósofos. Estos últimos han reflexionado sobre el misterio del envejecimiento-.   El reverso lo constituye, que es en Grecia, donde se crean por primera vez, instituciones de caridad preocupadas por el cuidado de los ancianos necesitados.



Esparta, que aborrecía lo cómodo y agradable, su política, estaba regida por una Gerusía (senado compuesto por 28 miembros, todos, de más de sesenta años).

Atenas fue diferente, los ancianos fueron perdiendo poder desde la época arcaica. 
Durante el período helenístico, los viejos robustos y ambiciosos, tuvieron más oportunidades que en la Grecia clásica. Fue una sociedad más abierta y menos prejuiciosa con la edad.



III-El mundo hebreo: del patriarca al anciano caduco.



Los ancianos en esta cultura ocuparon un lugar privilegiado.


Los doctores de la ley Judaica:




En su período de nomadismo, encontramos en el Libro de los Números la descripción de la creación del Consejo de Ancianos como una iniciativa Divina:
"Entonces dijo Yahvé a Moises: elígeme a 70 varones de los que tú sabes que son ancianos del pueblo y de sus principales, y tráelos a las puertas del tabernáculo... para que te ayuden a llevar tu carga y no la lleves tu sólo" (Nm 11, 16, 17)"  .


Los ancianos están entonces investidos de una misión sagrada, portadores de un espíritu divino. En cada ciudad, el Consejo de Ancianos es todopoderoso y sus poderes religiosos y judiciales incontrarrestables.  Pero con el tiempo cambió y ya después de la muerte de Salomón, su hijo, Roboam, mantiene una actitud contraria y desecha la opinión de los ancianos. La imagen de los viejos comienza su declive, y se lee en el Salmo 71, el temor "a la vejez", dice: -No me rechaces al tiempo de la vejez; cuando me faltan las fuerzas, no me abandones-".


Se puede concluir que el anciano en la cultura hebrea ocupó un lugar relativamente importante basado en la dignidad que se le otorgaba en la Torá, aunque también pasó por momentos de declive.



IV- El mundo romano. Auge y decadencia.



El Imperio romano fue extenso geográficamente y largo en el tiempo. Diversas cualidades humanas, fueron la causa de tal empresa: su tolerancia, ductilidad y su sentido práctico.



Así al anciano se le dedicó mucha atención y se plantearon los problemas de la vejez desde casi todos los aspectos: políticos, sociales, psicológicos, demográficos y médicos.  



El mundo político de Roma se dirimía en el senado, (la palabra "senado", procede de "senex" (anciano) y éste era un verdadero consejo de ancianos:







Domicio Ulpiano (170-228 D.C.) elaboró una regla para el cálculo de las pensiones alimentarias. Asimismo se establece que existe un mayor número de ancianos varones que de mujeres, la causa seguro era por la muerte post-partos de las mismas. Las consecuencias de este perfil demográfico no dejó de manifestarse en matrimonios frecuentes de viejos con muchachas jovenes.



El Derecho romano, tipificó la figura judicial del "paterfamilias", que concedió al anciano un poder que llegó a ser tiránico, pues era un poder vitalicio y de autoridad ilimitada. Con el tiempo llegó a su límite y a su pérdida de poder. La "materfamília", tenía un papel secundario, aunque gozaba de la simpatía de la família. Pero la mujer sola y vieja fue brutalmente desdeñada.



La época de la República, fue la época de Oro para los ancianos.



                                Retrato de anciano, El Fayum
                               


A partir del siglo I de nuestra era se produce un giro inestable y cambian los valores tradicionales. Augusto inicia una época floreciente en las artes y la economía pero empieza la declinación del Senado y por consiguiente el poder de los ancianos menguó y sufrieron desprecio por los propios rigores de la vejez. No obstante, esta cultura mantuvo la dignidad de los ancianos. Se criticaba a los individuos, pero no al período de vida. 




V-Edad Media: época de contrastes.


El primer cristianismo, a pesar de su espíritu de paz, no fue muy amistoso con la vejez. Los primeros autores fueron duros con ella, pues lo simbolizaron con el pecado.

Sin embargo la excepción, fue San Gregorio Magno.




No obstante, la iglesia desde sus inicios se preocupaba por los desheredados y pobres, entre los cuales, los ancianos abundaban. A partir del siglo III, los hospitales cristianos, empezaron a ocuparse de ellos.  A partir del siglo V en el que se produjo la caída del Imperio Romano, las invasiones bárbaras acecharon por toda la Europa conocida. es toda una época de guerras, invasiones y podemos deducir que los ancianos no fueron muy buenamente tratados y toda la Alta Edad Media (siglos IX-XI), los ancian@s estaban sujetos a la solidaridad familiar, y en el ámbito eclesiástico, época de las construcciones de los monasterios, éstos serían las semillas, de lo que con el tiempo llegarían a ser los hospicios.

La Baja Edad Media, entre los siglos XI a XIII tuvo un florecimiento económico y una estabilidad social La esperanza de vida, llegaba a los 60-70 años. Los ancianos tenían responsabilidad en negocios. 





Sin embargo entre los siglos XIV y XV, la peste y las epidemias hicieron menguar la población sobretodo entre niños y jóvenes. La peste negra, en un período de 3 años se cobró un tercio de toda la población de Europa, y no excluyamos la muerte a la hoguera por parte de los fanáticos religiosos; todos estos acontecimientos llegaron a desestabilizar  la economía, la política y la demografía.



Por ello, es muy frecuente ver, este tipo de relaciones:





Matrimonios de mujeres jóvenes con personas mayores, ancianos.



En resumen, todas estas vicisitudes favorecieron que aumentara la posición social, política y económica de los ancianos.





VI-El Renacimiento o el combate contra los viejos.



El Renacimiento se inspira y busca la belleza en todo y en todas las personas. Buscó en el ideal de Grecia, Roma, el humanismo y la belleza. Así que todo lo que fuera feo, viejo o deforme lo repudió. Tanto en hombres ancianos como en mujeres ancianas. 



Aunque hay excepciones en pintura:



                               Anciano con su nieto, Doménico Ghirlandaio






                                                       Retrato de la madre, del pintor Albert Durero 

El arquetipo humano del Renacimiento lo personificaron los cortesanos y los humanistas. Ambos rechazaron a los viejos, pues representaba todo aquello que querían suprimir.

Un ligero cambio de menor violencia hacia el siglo XVI y en adelante, permite avanzar en la edad, incluída a las mujeres, pues se va avanzando también en mejoras de higiene en los partos.

En el arte, un "modelo inapropiado" de la vejez: -la vieja que quiere hacerse moza-

  estilo Barroco, del pintor Bernardo Strozzi




Desde el Arte, el primer período que va a contemplar la vejez desde una mirada naturalista será el Barroco. Aquí contemplamos la serena belleza de una mujer, con sus arrugas:


                      Rostro de mujer anciana, del austríaco Christian Seybold 1695-1768)




                            cabeza de anciano, Anton van Dyck




  Autorretrato de Sofonisba, pintora 1610





La vieja usurera, de José de Ribera




                             


                       Anciana dormida, Nicolas de Maes (discípulo de Rembrandt)




VII-El mundo moderno. El viejo frente a la burocracia.


Antes de la Revolución Francesa, (1789), el poder se asentaba en los reyes y sus famílias, así como en el círculo próximo a la nobleza.




                        Dos viejos comiendo sopaGoya, 1819, aprox.


A partir de la R.Francesa y de las Revoluciones Liberales que se fueron dando en Europa y América, se produce un cambio. El poder se traslada al Estado; nace también un nuevo estamento o clase social: -los burócratas-, que se encuentran en la clase social de la burguesía ésta irá tomando las riendas de los poderes políticos. Este sector, llamado burócratas, se le llamará el Terciario, mientras que el sector primario, serán los campesinos y artesanos, así como el sector secundario, pasarán a ser los obreros surgidos de la Revolución Industrial.



Anciano,        rostro pintado al óleo


En arte, la pintura del siglo XIX, pasa a ser moralizante o sentimental. Idealizando la vida. Aquí pareja de ancianos que ha llegado a la vejez juntos, o cómo deben cuidar los niños a los mayores, o un abuelo con su nieta.


                                 Senectud,    de Edmond van Hove



Ahora, el Estado es más impersonal y el poder se hace representativo, el pueblo puede elegir.
Este sistema tiende a una "despersonalización", tanto en los obreros como en los campesinos. Y la clase social más pobre, tanto hombres y mujeres sobretodo ancianos, serán los más desprotegidos.

 
                            El sastre del pueblo,   Albert Anker





                      El abuelo y su nieta,  John Everett Millais




En 1796, Tom Pains, hablaba de una "jubilación", es decir, de un dinero entregado, como una recompensa que se daba a partir de los 50 años después de haber trabajado para poder sobrevivir hasta su muerte. En los Paises Bajos, en 1844, a los funcionarios públicos se les daban pensiones. En Francia a los primeros que se les dió fue también a los funcionarios públicos y militares, luego a los mineros y a profesiones peligrosas.  Desde un punto de vista económico se pasó de una gratificación benevolente a un derecho adquirido.




        Viejo desnudo al Sol,    Mariano Fortuny, 1871








   Anciano afligido,   V.Van Gogh, 1891








                                       Anciana con rosario,  P. Cezanne
                                                


                                                  

IX. El mundo contemporáneo: violento, caótico y en búsqueda


                              La Celestina,   de  Picasso


En el mundo actual, entre el s. XX y siglo XXI, los nuevos avances de la medicina y la farmacología, han aumentado la longevidad  en las personas. Hoy podríamos hablar de una 4ª edad y hasta una 5ª, las personas que van llegando ya a los 100 años y pasan de ella. Tras la 2ª GM, la mayoría de países europeos podía contar con un "estado de bienestar", unas pensiones aseguradas, un sistema de salud garantizada que hoy por hoy, siglo XXI, empiezan a alejarse del horizonte, por lo menos en Europa.


                                   Anciana,    David Hocney





                                  La madre del pintor, Shaun Downey, con 89 años y enferma


Actualmente, todavía tenemos unas pensiones, unas garantías sociales en España y Europa, adquiridas gracias a muchas luchas sociales en el pasado. Así como instituciones (residencias, centros de día, servicios a domicilio), donde las personas mayores pueden o deben asistir, ya sea por voluntad propia o enfermedad. Y toda una serie de actividades, lúdicas, y para su salud física, emocional, mental y su bienestar en general.

Sin embargo, la crisis actual no sólo económica, sino de valores fundamentales, se resquebraja y estamos en el final de una sociedad que sólo mide/medía, la felicidad si había seguridad ecónomica y por lo tanto "aumento de productividad y dinero": capitalismo salvaje; 


                       De Andrew Wyeth




                              Homeless, (Anciano, sin techo)Ernesto Bieler







Por propia supervivencia necesitamos enfocarnos más en el "SER", que en el tener. La base de la felicidad, está en la abundancia interior, en una colectividad, en un individuo que se satisface con lo que necesita y esta necesidad no pasa por agredir al otro, o agredir a la naturaleza para tener una vida asegurada. Se basa en una mirada unitaria, ecológica, holística y respetuosa.

La desmedida idea o valor de "ser siempre jóvenes", casi "inmortales", "ideas", que también fomenta  "este mercado económico imperialista" o egoísta,  está fuera de la realidad, porque hace que se nieguen "los propios y reales aspectos físicos y psíquicos de la vejez: el rostro con arrugas, los pechos caídos, la piel fláccida; el menguar de estatura, el paso lento al caminar, -es decir-, las pérdidas físicas, orgánicas, de memoria,  y hasta la propia muerte final.


                        Autorretrato de Konstantin Somov



                           Autorretrato de Lucien Freud




                                   de Terry Rodgers


Y esta negación del propio y natural proceso de la vida, nos trae, la soledad, el vacío interior, la tristeza, enfermedades que en esa "propia vuelta" perversa, de la medicina actual, acompañada de una abusadora empresa farmacéutica, nos da remedio con las "pastillas" o la "medicación" y vemos personas ancianas en sus domicilios o residencias, tomando "cócteles" de "pastillas", para devolverles la salud o alargarles la vida, que paradójicamente suelen sentir la inutilidad de ella, y suelen expresarte, "para qué es necesario vivir tanto"?



                                            Papa's Tea, de Morgan Weistling, 1964


Todavía hay ancianos, que viven sólos en sus casas; la vejez nos lleva a mirar: el duelo exterior, pero nos invita, a volver la mirada hacia el interior para cultivarlo, para enriquecernos interiormente y lo irradiemos hacia afuera, y ofrecerles, devolverles


Es tiempo de "valorar", la abundancia interior en equilibrio con la exterior.



Madre de Lucian Freud, con Alzheimer.







Júlia Carrillo





De Andrew Wyeth







En las sociedades o culturas orientales, tienen una mirada diferente hacia el anciano, aunque, actualmente culturas como China, empiezan a tener cambios. 

Dice -Alícia Labrador-, en su blog (1): "Los ancianos de los países orientales tienen una posición diferente a la de los países occidentales.Son una figura respetada y admirada por toda la família, pilares de la sociedad. En Japón, están muy involucrados en la vida social, es normal, ver a ancianos controlando el tráfico o velando por la seguridad de los ciudadanos, sin retribución económica a cambio. Son figuras respetadas. En la cultura India, los ancianos y el respeto a ellos es importante, se tiene en cuenta su experiencia. Y en China, la família siempre ha sido un pilar en la sociedad ".

Aunque ahora empieza a disgregarse ésta, y van apareciendo más ancianos sólos. Es un problema que China está empezando a tener.



                                anciano chino fumando, (mitad. s.XX) (óleo)




Este escrito parte de mi propia mirada, de mi propio espejo hacia mi vejez y a la de los demás. Cuando trabajo con "ell@s", deseo que cuando sea vieja, me traten a mí con este cariño y respeto, como intento ofrecer. Seré en ese futuro, no lo sé, un@ de tant@s que tendremos alguna ¿pensión económica?, alguna enfermedad que dependa de terceros?...no lo sé, lo único que sé es que este caos, esta crisis, nos está llevando a reflexionar más profundamente, ...¿qué es lo que no hago bien o en positivo como individuo y como colectivo y en el planeta tierra,  para mi presente y para mi vejez?

Nuevos caminos se presentan en mi caminar a diario, y me digo a mí misma, que:  -la vejez es el espejo de mi futuro pero también de mi presente-.